Home Quienes Somos Galeria de Fotos Contacto chistes gráficos informaciones como ser un roto bravo para cagarse de risa Nuestra música videos rotosbravos juegos Radio Rotosbravos online

WWW.ROTOSBRAVOS.SUPERSITIO.NET  INORMACIONES Y NOTICIAS INDEPENDIENTES.......   VISÍTANOS

 

El portal que comparte sus ingresos - Enlace con el vídeo de BeRuby:

 

Baja, baja y baja Piraña y su nueva forma de gobernar.

 

 

 

Como un balde de agua fría cayó en La Moneda la última encuesta de opinión pública dada a conocer por Adimark en la que la aprobación al presidente Sebastián Piñera se desplomó al 36 por ciento, en mayo, desde el 41 por ciento anotado en el mes anterior, el nivel más bajo desde que asumió el mando con “entusiasmo, alegría y esperanza”.
En tanto, el medidor de desaprobación alcanzó un 56 por ciento, elevándose 7 puntos porcentuales desde la encuesta anterior.

Como era de esperarse en un gobierno personalista, los niveles de aprobación y rechazo para la administración del pendrive, son idénticos a los de Piñera: un 36 por ciento lo aprueba y un 56 por ciento no lo puede ver ni en pintura.

Esta medición se produjo durante los momentos más álgidos de las protestas ciudadanas contra Hidroaysén, la cuenta pública del 21 de mayo y la movilización de los estudiantes, algo que según Adimark explica la caída libre del presidente.

Dentro de este año, la encuesta del mes de mayo es la con mayor variabilidad en términos porcentuales. Esta situación sitúa a Piñera en un delicado escenario mediático, que lo deja mal parado ante cualquier nueva manifestación ciudadana.

La evaluación de los atributos personales de Sebastián Piñera son un reflejo de la caída en las cifras. Su capacidad para “solucionar problemas del país” cayó en un 8 puntos porcentuales (de 64 a 56 por ciento) y nuevamente su mayor debilidad está presente en el ítem de la “credibilidad” que bajó desde un 48 por ciento a un 42 por ciento.

Gestión a la baja

El área que se vio afectada mayormente afectada en la encuesta fue la educación, que sufrió una significativa caída del orden de 16 puntos respecto a Abril, cuando la aprobación de la materia alcanzaba un 60 por ciento. La cifra actual es de un 44 por ciento.

En la misma línea, la evaluación sobre el cuidado del Medioambiente cayó en 6 puntos frente a la medición anterior.
También se desplomaron las cifras de manejo de la delincuencia. En mayo, un 33 por ciento aprobó la gestión a cargo del ministro Hinzpeter, frente al 40 por ciento que veía con buenos ojos su labor en abril.

La evaluación del gabinete

Hasta el más emblemático de los ministros de Sebastián Piñera, Laurence Golborne, se vio afectado por la baja en los índices de aprobación, con un nivel de aprobación que se contrajo en 8 puntos porcentuales.

Su colega en el ministerio de educación, Joaquín Lavín, también experimentó un retrocesos en sus índices de respaldo desde un 78 por ciento en el mes de Abril a un 70 por ciento en el mes de mayo. Carolina Schmidt, ministra del Sernam , bajó 7 puntos porcentuales, asociado a la controversia generada por el proyecto de post natal.

 

Desempleados y subempleados alcanzan casi el millón de personas


Economistas de la Fundación Sol advierten que al medir la tasa de desempleo integral (TDI), que incluye a los trabajadores desalentados y subempleados, Chile alcanza una tasa de desempleo de 11,8%, mucho más alta que el 7% pregonado por el Ejecutivo. Es decir, el número real de personas sin un trabajo es de casi un millón de personas. Y entre los que gozan de un sueldo, sólo un 52% tiene protección laboral.

Un grupo de obreros de un edificio en construcción de Ñuñoa ven un noticiario de televisión a la hora de almuerzo. Parados en un almacén, con una empanada en la mano y una bebida express en la otra ven cuando se emite la noticia de que las cifras de desempleo en Chile alcanzan el 7 por ciento.

Cuando oyen que el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, anuncia que se crearon  475.000 empleos en los últimos doce meses, miran extrañados. ‘Puchas que estamos bien’ -comenta uno. Luego en el noticiero aparece la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, quien dice que “tenemos una economía que está creciendo vigorosa y que está creando empleo”.

‘Saaaaaaaaaaaaaale” -se escucha decir.

La reacción de los trabajadores, quienes laboran contratados y perciben en promedio unos 300 mil pesos mensuales, contrasta con el optimismo de las autoridades. “Tenemos contratos y la construcción está reactivada –comenta José, uno de los trabajadores– pero en tu familia, entre tus amigos o en el barrio se nota que la cosa no es así. Las pegas que hay son re malas y cuesta que te contraten”.

LAS SONRISAS DE LAS AUTORIDADES

Al ritmo que van las cifras de empleo del Gobierno de aquí a fines del próximo año, o sea, a sólo dos años de su mandato, el presidente Sebastián Piñera podría exhibir que una de las principales promesas de su gobierno se cumplió: crear un millón de empleos.

Así se evidencia en el optimismo de sus ministros. Si por un lado el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, comenta que “la economía sigue creando empleo, la tasa de desempleo sigue cayendo”.

Según las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), hubo una disminución de la tasa de desocupación desde el 7,3% del período enero-marzo a 7% en el periodo abril-mayo.

En el trimestre móvil febrero-abril se crearon cerca de 30.000 nuevos empleos en relación al periodo anterior, cuando fueron 8 mil los puestos de trabajo creados.

Además se indicó que más del 50% de los nuevos empleos corresponden a mujeres y más del 60% son empleos dependientes.

Según estas cifras en los últimos doce meses los desempleados se han reducido en 100 mil personas. Así, el total de desocupados en el trimestre febrero-abril alcanzaron las 558.250 personas.

En tanto, la ministra Matthei dijo que las cifras plantean un escenario positivo que supera al previo a la crisis económica.

CIFRAS BAJO LA MANGA

Pese al optimismo de las autoridades, para muchos analistas las cifras dadas por el INE representan una prestidigitación estadística. Así lo ven los economistas de la Fundación Sol, quienes tras analizar los datos entregados por la Nueva Encuesta de Empleo (Nene), la que es aplicada por primera vez, concluye que la cifra dada por el Gobierno es engañosa.

Las cifras varían mucho: Al medir la tasa de desempleo integral (TDI), que incluye a los trabajadores desalentados y subempleados, alcanza una tasa de desempleo de 11,8%, mucho más alta que la tasa oficial. Así el desempleo real en Chile sería de 11,8%, llegando a 992.608 personas.

Gonzalo Durán, economista de la Fundación Sol, señala que “no se están aprovechando los datos recogidos por esta encuesta nueva, no se hace el análisis de los indicadores de empleo protegido, que implica la existencia de contrato, estabilidad y protección social”.

Los cambios de criterio aplicados por el INE para equipararse a los instrumentos de medición que exige laOCDE, permitió incorporar trabajos que antes no eran considerados como tales, como los temporales o a contrata.

También consideran que es importante aplicar el indicador de la Tasa de Desempleo Integral (TDI), la que recoge las modificaciones sufridas en el mundo del trabajo en las últimas décadas, como flexibilización laboral, la precarización y el subempleo.

Dicha tasa es recomendada por la OCDE, Erostat Naciones Unidas, además de ser el parámetro de medición de los institutos estadísticos de Estados Unidos y Canadá. Esta medición incorpora además variables como el subempleo, que incluye a quienes trabajan la mitad de una jornada laboral pese a que están dispuestos a desempeñarse a tiempo completo; y a los desalentados, que son quienes no buscan trabajo porque el intento le ha hecho pensar que no hay empleos disponibles.

Esta información se obtuvo con la aplicación de la Nene, señala el economista Marco Kremerman, pero los datos no han sido procesados.

Al aplicarlos se da cuenta de que entre enero y marzo de 2010 y febrero a abril de 2011 si bien los desocupados y desalentados caen, el subempleo se ha incrementado en un 11,4%, lo que a juicio de los economistas “ha sido uno de los factores centrales para explicar la disminución en la tasa de desempleo oficial registrada durante este año”.

Los economistas advierten que la disminución de la desocupación se debe a un gran aumento del subempleo (trabajadores que desean trabajar más tiempo del que laboran, pero que no encuentran tal fuente laboral), fundamentalmente entre las mujeres y en regiones afectadas por el terremoto y maremoto.

La pregunta que se hace al momento de hacer una encuesta es si la persona tuvo un trabajo con remuneración durante la semana anterior al estudio. Es decir, si una persona tejió un chaleco para venderlo, en las cifras del Gobierno, dicha persona estaría con trabajo.

CALIDAD DEL EMPLEO

Respecto a la calidad de empleos  sólo un 38, 9 por ciento del total de ocupados presentan un empleo protegido, es decir con contrato escrito, indefinido, liquidación de sueldos y cotización para salud, pensión y seguro de desempleo.

Alexánder Páez, sociólogo de la Fundación Sol, señala que “un 95% de los empleos asalariados acumulados desde enero-marzo 2010 son tercerizados”.

Según estas cifras un 52% de las 516.000 plazas creadas desde enero-marzo del 2010 son por cuenta propia, servicio doméstico, empleadores de menos de 5 personas y familiar no remunerado. Estos “tienen un trabajo precario con jornada parcial y con trabajadores poco calificados; no se trata de emprendimientos robustos ni de profesionales independientes”, señala Kremerman.

Por Mauricio Becerra R.

 

 

 

Editorial: Papá salió en viaje de negocios

Cuando la cápsula Fénix II llegó al fondo de la mina, y las cámaras mostraron al rescatista Manuel González siendo recibido por los mineros que llevaban 70 días atrapados y semi desnudos, y las imágenes del fondo se alternaban con la de los técnicos y las autoridades en torno a la rueda de carreta por la que circulaba el cable que se perdía en ese ojo negro, y millones de personas en todo el mundo contemplaban la escena anonadados y conmovidos, imaginé que el presidente de la república se pondría de pie, y con voz tenue, casi apagada por la emoción, no hallando palabras, pediría un minuto de silencio por el feliz término de la sepultura. Tanto los que se habían deslomado por conseguirlo, entonces cerca del trípode iluminado del que pendía la cápsula, como el resto de nosotros, que seguíamos “el milagro” desde las pantallas de nuestros televisores, habríamos tenido que esforzarnos para desanudar las gargantas durante esos 60 segundos en que todas las voces del país se hubieran unido en un puro silencio. El presidente, en cambio, habló, habló y habló, llenando de superficie un acontecimiento que, entonces más que nunca, invitaba a la profundidad.

Pero este no es un gobierno de honduras. Su promesa, de hecho, es la eficacia, una manera de hacer las cosas, de actuar y administrar la noticia. Y en lo que a esto respecta, hasta aquí va como avión. Yo soy de los que cree que puede esperarse cualquier cosa de Sebastián Piñera, incluso, que puede ser quien termine de cumplir muchos de los que eran compromisos de la Concertación. Si así ocurre, su móvil habrá que buscarlo en el momento.

Por estos días, anda de gira por Europa. Los medios periodísticos se lo pelean. Miembros de su administración han calculado en varios miles de dólares el costo de una campaña publicitaria internacional para nuestro país equivalente a la conseguida con este suceso, y como a Piñera no le gusta perder plata, se ha esmerado en sacarle el máximo partido. Ha regalado piedras de la mina San José a cuanto personaje se le ha cruzado. “Le sumó piedras a la corona de la realeza inglesa”, dijo alguien en twitter, mientras en el norte, a medida que concluye la ficción del encierro feliz, empiezan a volar los peñascazos. Piñera llegaba a Inglaterra el mismo día que se conmemoraba la detención de Pinochet en Londres y acompañado, ni más ni menos, que por algunos de los que fueron a visitar al viejo a la London Clinic, y que llegaron a pedir boicot al whisky mientras no lo liberaran. Pero todo eso quedó en el agujero, porque el país que ahora llegaba, representado por su eminencia, se sentó en la cama de Churchill, recibió camisetas del Manchester United, chacoteó con Beausejour y mostró el papelito famoso como quien exhibe un letrero promocional. En Talca, mientras tanto, un lote de víctimas del terremoto estiró en el descampado un lienzo que decía “Aquí estamos vivos los 220, pero sin refugio”.

A mí no me gusta esto de que el presidente salga a vender Chile como una empresa exitosa, pero lo entiendo. No estamos ante un gobierno que se sustente en grandes principios morales ni de ningún otro tipo, y, para ser francos, no soy de los que aborrecen el olor del dinero. Sólo que aburre, parece poca cosa y, a veces, nos avergüenza a los amantes de la política. Cuentan que los videos y los power points en que se sustentan nuestras exposiciones de estado no difieren mucho de las que harían Falabella o Almacenes París antes de instalarse por esos lados. Obama habló de “un modo de hacer a la chilena”, en referencia a nuestra supuesta eficacia. El panfletero Michael Moore dijo que si el gobierno chileno hubiera administrado el derrame de petróleo en el Golfo de México, otro gallo cantaría. Es decir, las acciones de Piñera están subiendo como la espuma. La oposición no sabe qué hacer ni cómo volver a existir. Cuando abre la boca, si no es porque apenas se la escucha, darían ganas de taparse los oídos. Pero la espuma, como sube, baja, y ya no estoy pensando en popularidades ni gobiernos de turno, sino en que los países serios no se construyen con la saliva de un jabón, sino con el fortalecimiento de los derechos y posibilidades de sus ciudadanos. Piñera viaja cosechando una victoria en los precisos momentos en que acá la película que nos contamos se encamina a mostrar los pedazos de celuloide cortados. ¿Será cierto que los mineros enviaron desde la cueva un saludo a los mapuche en huelga que las autoridades nos impidieron ver? ¿Qué se comprometieron a callar los 33? Apostaría que ahí radica la mayor riqueza de esta historia. Más allá de los logros técnicos, si algo nos enseña este evento extraordinario, es que no hay hombres puros como las hadas, ni secreto que dure mil años, ni fantasía que se imponga sobre la maravilla confusa de la realidad.

 

Escándalo por abusos sexuales del “cura Pancho”: Está la zorra en Putaendo

El cura la llevaba en el pueblo y hasta algunas feligresas lo encontraban buenmozo. Organizaba bailes, procesiones, dirigía una radio y lo habían declarado hace poco Hijo Ilustre de San Felipe, la capital provincial. Pero todo se le derrumbó la noche que los detectives lo tomaron preso acusado de abusos sexuales y violación.
__________
El sábado 9 de septiembre, los habitantes de Putaendo, en la V región, se amanecieron con la noticia de que su querido “Cura Pancho”, Francisco Valenzuela Sanhueza, de 49 años, estaba preso desde la noche anterior acusado de abusos sexuales, violación y estupro contra tres niñas que participaban en el coro de la iglesia.
Desde entonces que el pueblo no ha vuelto a ser lo que era. A los enjambres de reporteros que antes de las fondas irrumpieron en la plaza y en la misa, se han sumado ahora los cotilleos del vecindario.

Y la incredulidad.

-El cura Pancho era muy preocupado por la gente. Se le tiene que haber metido el diablo -explica una vecina.
Es que a los putaendinos les cuesta convencerse de que el mismo sacerdote que inventó la Fiesta San Antonio de Padua en el pueblo y que los convocaba para una procesión multitudinaria cada 1 de noviembre hasta el cementerio que cerraba en una misa de difuntos, hoy esté preso por abusar sexualmente de niñas cuyas familias eran cercanas a su iglesia.

Estamos hablando de una autoridad, que recién este año había sido nombrado ciudadano ilustre para las fiestas de aniversario de San Felipe, la capital provincial y que al momento de su detención era capellán de varios colegios del pueblo, además de director de Radio Encuentro de San Felipe y ocasional columnista del diario El Observador. Valenzuela Sanhueza ya había doblado su período en Putaendo, quedándose bastante más de los seis años de estadía que estaban establecidos inicialmente y justo la semana antes de ser detenido había organizado un baile de beneficencia pro reconstrucción de la iglesia de 281 años, clausurada desde el terremoto de febrero. Su misión, dicen los vecinos, era arreglar la iglesia y después se iba.

-Esto fue muy impactante para todos, porque el cura ayudaba mucho a la gente. Hacía misas muy lindas. Desde el día que lo detuvieron la gente anda callada, no quieren tocar el tema. Siguen llorando por él, porque fue mucho el impacto -dice la putaendina Marta Araya.

El cura era carismático. Algunas vecinas hasta dicen que “buenmozo”, a pesar de su gordura y canas. “No era nada de feo”, dicen otras.

Atractivo o no, Valenzuela Sanhueza hoy espera en una celda de la cárcel de San Felipe el término de los noventa días que durará la investigación que lleva adelante la Fiscalía. El día que lo formalizaron sólo hizo un comentario: “voy a reconocer mis errores”.

SALÓN DEL PERDÓN

    El “Salón del Perdón”. Ahí dicen los fiscales que se cometían los abusos.

Benjamín Santibáñez, el fiscal del caso, dice que lo que se ha podido reconstruir hasta ahora es que todo comenzó cuando los padres de JVGO, de 16 años, fueron alertados por un cercano a la iglesia de los abusos a los que el cura sometía a su hija.

Incapaz de declarar, dos semanas antes de la detención del cura Pancho, la niña escribió en una carta lo que había estado viviendo desde el 2004.

-Esta menor llegó a la iglesia precisamente para prepararse para hacer su primera comunión. Termina su primera comunión y pasa a ser acólita -explica Santibáñez.

Entonces, cuando ya era acólita de la iglesia, es cuando se habría registrado la violación que hoy se investiga.

Iniciada las pesquisas, la PDI encontró otros dos casos de jóvenes abusadas por Valenzuela: una de 19 y otra de 21 años, quien tiene un hijo de 4. Aunque las dos hoy son mayores de edad, los cargos contra el cura Pancho son por abusos sexuales realizados cuando ambas eran menores de 18.

-Las tres víctimas fueron acólitas en la parroquia San Antonio de Padua, cercanas a la iglesia. Trabajaron en las misiones que se efectuaban en los distintos sectores. En ese contexto el cura las conoce y ahí empieza un acercamiento hacia las menores, hasta que comienza a abusar sexualmente. En dos casos hay acceso carnal, es decir, violaciones -explica el fiscal Santibáñez.

Los abusos, el sacerdote los realizaba en la casa parroquial y en el dormitorio de la oficina parroquial, un lugar que llamaba “la sala del perdón”.

El fiscal se encuentra tomando declaración a otras acólitas, al tiempo que se realizan pericias sicológicas al sacerdote y un examen de ADN al hijo de la joven de 21 años, que determinará la paternidad del niño.

-Respecto de la paternidad, la joven tiene dudas de que pueda efectivamente el sacerdote ser el padre, pero no tiene certeza plena, por lo que hay que hacer las pericias pertinentes. El sacerdote dice que la niña le había dicho que el padre era otra persona. Lo más probable es que haya que pedir prórroga, más tiempo de investigación, porque un examen de ADN se demora alrededor de seis meses en estar listo -dice el fiscal.

El cura Pancho, explica el fiscal Santibáñez, arriesga hasta diez años de cárcel por abuso sexual, bastantes más de los 4 de condena que le dieron hace algunos años al vecino sacerdote Juan Carlos Orellana Acuña, cura de la parroquia de la comuna de Santa María. Orellana fue condenado por abusar de una joven de 17 años, a quien besaba en el altar de la iglesia, en una casa de Los Molles y en su auto.

Mientras dure la investigación, Putaendo tiene nuevo cura: Pedro Salinas, que llegó desde Llay Llay a reemplazar a Valenzuela el mismo fin de semana de su detención. En la casa parroquial permanece el San Bernardo del sacerdote preso, “Toñito”, ladrando a través de los barrotes de la reja.

Y el pueblo intenta acomodarse a la nueva situación. Gracias al nuevo cura, no faltaron misas en Putaendo. Y vecinas que comentan las cosas. Una de ellas cuenta:

-El domingo en la misa, la niñita que denunciaba los abusos figuraba igual cantando en el coro. Y la mamá llora toda la misa.

 

Ivan Toro, minero amputado el 2001: ”Se están enriqueciendo a costa de la desgracia de los trabajadores”

 

 

Por Claudio Pizarro

Ilustración: Ajab
Pudo haber sido uno de los 33 mineros atrapados en la mina San José, pero un grave accidente ocurrido el 2001 lo dejó sin una de sus piernas. Desde entonces vive con una jubilación de poco más de 300 mil pesos. Acá cuenta el miedo que se vive bajo tierra, los abusos de la gran minería y los constantes alegatos contra la empresa que lo obligó a trabajar en condiciones deplorables.
_____
¿Usted trabajó en la mina San José?
Sí, trabajaba en las minas San José y San Antonio que pertenecen a la compañía San Esteban, la misma empresa donde pasó el accidente ahora. Un día trabajaba en una y al otro día en la otra, hasta que me accidenté el 26 de diciembre de 2001.

¿Qué le pasó?
Se me cayó un planchón, que es una roca grande, que se desprendió del cerro por una mala coordinación de los grados que dio el topógrafo al operario de una máquina en el nivel de arriba. Era una roca como de un metro veinte que, calculo, pesaba poco más de una tonelada. No tuve posibilidad de arrancar. Estuve atrapado como 45 minutos. Lo único que pensaba era que sacaran a mis otros compañeros. Si la piedra le pegó a cuatro. Fue como un palitroque. Pero yo fui el que quedó más mal.

¿Ahí se dio cuenta que iba a perder la pierna?
Claro, si la tenía toda molida, estaba el puro cuerito. Menos mal que no fue tan traumático para mí en ese momento. Pero después cuando llegué a Copiapó perdí el conocimiento y caí en coma. Estuve como tres días así. Mis compañeros igual quedaron resentidos. A uno le tuvieron que poner placas de fierro en el fémur, otro se quebró el tobillo y a otro le cayó una piedra en el casco que lo dejó medio atontado como una semana.

¿Trabajaba con miedo?
Miedo, miedo… claro, porque uno tiene familia. Yo siempre le decía a mi señora que esta cuestión estaba mal. Uno al final sabe que entra a la mina pero no sabe cómo va a salir. Es muy grande el riesgo que uno corre adentro.

¿Después de lo que le pasó, pensó en algún momento que le podía suceder lo mismo a otros compañeros?
Sí po, si se veía venir. Antes que me accidentara, una empresa fue a la mina a hacer unos estudios y colocaron unos vidrios para ver si estaba cediendo el cerro. Nosotros cuando pasábamos veíamos cuando el vidrio se empezaba a romper. Si hay varios compañeros que sufrieron accidentes. Incluso después de lo que me pasó a mí hubieron tres muertos.

¿Les comentó de los riesgos que veía a sus superiores?
Pero claro, si al momento de mi accidente yo era miembro del comité paritario, iba a reuniones, y les planteábamos las inquietudes a los jefes, que debían tener más seguridad, que el cerro estaba muy blando. Pero ellos insistían en perforar por el medio cuando ya habíamos pasado los treinta metros de espesor, lo que era bastante.

¿Y qué le decían ellos?
Pero usted sabe que ellos tienen las leyes y nos pueden echar en cualquier momento. A mí incluso me llevaron como dos veces donde los administradores porque no les hacía caso. No quería ir a trabajar donde me mandaban porque era muy peligroso. Lo que pasa es que nosotros teníamos que cargar en los rajos que tenían como 10 metros de altura. Es muy riesgoso. Si ahora usted va por arriba del cero y se encuentra que hay como un cráter.

¿Y qué significa eso?
Que el cerro está debilitado. Si nos hicieron trabajar en condiciones sumamente inseguras. Imagínese que la mina San Antonio cedió porque ya no podía más. Menos mal que se salvaron todos.

Me dice, entonces, que los obligaban a trabajar en condiciones precarias…
Claro, si ellos sabían todo. Teníamos que ir porque si no se enojaban y uno podía perder el trabajo. Uno tenia que ir igual.

Al menos les pasaban elementos de seguridad…
Lo único que nos daban eran guantes, botas y una trompa que es una cuestión para la tierra, como una mascarilla.

¿Cómo eran los turnos?
Eran turnos de ocho horas. A veces entrábamos a las 5 y salíamos a la una, otros entrábamos a la una y salíamos a las nueve, después de las nueve a las cinco y así.

¿Cada cuánto tenían libre?
Trabajamos de lunes a sábado. Después se llegó a un acuerdo para trabajar 4 días y descansar otros cuatro. Antes trabajábamos casi una semana de corrido.

¿Que edad tiene?
Voy a cumplir 44 años.

¿Cuánto tiempo lleva trabajando en la minería?
Alcancé a trabajar 20 años en la empresa hasta que me echaron en junio del 2005. Me pagaron los puros años de servicio no más, por eso los demandé. Lo único que pude sacar fueron 15 millones. La Asociación Chilena de Seguridad me da una pensión de 309 mil pesos, sin contar los descuentos, y con eso vivo.

¿Por qué la empresa no lo quiso indemnizar?
Porque nos dijeron que nosotros habíamos tenido culpa en el accidente. Ellos decían que estábamos sentados y no fue así. Así que tuvimos que limpiar nuestros nombres.

¿Cuánto le pagaban?
Arriba de 400, a veces, ese era el monto aproximado.

¿Por qué no se cerró el yacimiento si algunos trabajadores pusieron un recurso judicial para hacerlo en el 2003?
No sé que habrá pasado, si imagínese que después de mi amputación vinieron dos muertes más.

¿Tienen mucho poder los empresarios mineros?
No sé… Lo único que sé es que cuando me recuperé del accidente fui a Sernageomin y el caballero, ni me acuerdo el nombre, me dijo que no tenía idea del accidente mío. Me dijo que ellos fiscalizaban los accidentes graves y el abogado mío le dijo que cómo no iba a ser grave si había perdido una extremidad.

De hecho la Confederación Minera acusa de responsables a la Seremi de Minería y a Sernageomin porque no fiscalizaron..
Por eso le digo, si esta persona no tenía idea del accidente mío. Cómo va a ser posible si cada accidente que la empresa tiene debe informar a Sernageomin.

¿Qué piensa de la suerte de sus colegas que están actualmente atrapados en la mina San José?
Dios quiera que no haya pasado nada y que hayan estado en el refugio. Porque dicen que justo iban a salir a tomar choca, entonces, el accidente los pudo haber pillado en el refugio.

¿Honestamente cree que están vivos?
Si están en el refugio, sí.

¿Piensa que la gran minería no escucha las voces de los trabajadores cuando alegan que hay riesgo?
Ellos hacen caso omiso al peligro que uno está corriendo. Yo se los dije varias veces a los jefes directos míos, que la parte donde nos mandaban a cargar eran malas. Pero había que cumplir el plan de trabajo que tení

  :  Home  :    :  Quienes Somos  :    :  Galeria de Fotos   :    :  Contacto  :    :  chistes gráficos  :  

  :  informaciones  :    :  como ser un roto bravo  :    :  para cagarse de risa  :    :  Nuestra música  :    :  videos rotosbravos  :  

  :  juegos   :    :  Radio Rotosbravos online  :  

WWW.ROTOSBRAVOS.SUPERSITIO.NET

14505 Visitas    ::    ®
   ::    Crea tu Web Ahora en Página Web Gratis, Powered By SuperWeb y Hosting    Supermaq.cl
(Los contenidos de esta web son de exclusiva responsabilidad del creador y no de paginawebgratis.cl)